Posted by & filed under Aprendamos Juntos.

La Biblia nos muestra un momento en el que Dios conversó con el profeta Ezequiel, que vio un valle de huesos secos. En la visión, Ezequiel percibió que el Espíritu de Dios realizaba una poderosa restauración del pueblo de Israel. Y quizás tu vida está como ese valle (sin esperanzas, sin perspectiva). Si deseas alcanzar de Dios esa transformación de vida, participa en este encuentro especial.

Todas las Universal se volverán ese «valle», en donde quien sea un «hueso seco» y vaya, va a recibir esa profecía que lo va a sacar de esa situación de «huesos secos».

Tú, que dices: «quiero volver a vivir», «no he tenido vida», «lo que yo tengo no es vida», «mi matrimonio no es vida, es muerte», «la salud, lo que yo siento, la depresión, mi vida financiera, están muertos, están muy secos»… Entonces, este Gran Día de la Profecía es para ti y vamos a profetizarte lo que Dios nos mandó a profetizar: vida, sanidad y que aquello que es imposible sucederá en su vida.

Cuando Ezequiel pronunció la Palabra de Dios, sucedió un temblor y los huesos se juntaron. Del mismo modo, Dios hará que esos pedazos se junten y hará todo nuevo en ti, como si nunca te hubieras quebrado.

El 10 de septiembre se llevará a cabo «El Día de la Profecía en el Valle de los Huesos Secos». No te pierdas este momento especial que tendrá lugar durante la Reunión del Espíritu Santo, en la que, por medio de tu fe, tu vida será restaurada y aquello que estaba muerto volverá a la vida. Participa en la Universal más cercana.