Posted by & filed under Internacional, Ayuno de Daniel, Historias Reales, Miércoles.

Crecí en medio de la violencia, drogas y alcoholismo en mi familia, todo eso me trajo severas consecuencias. Desde muy chico fui violentado por mi hermana mayor, así entendí que las cosas se solucionaban a base de golpes. Al formar parte de una pandilla, me involucré en cosas más grandes. Perdido en las drogas, me encontraba totalmente vacío; para saciarme usaba alcohol, marihuana, pastillas, cocaína, cristal… Llegué a robar para saciar mi deseo por la droga. Y con 18 años caí en prisión.

El momento más duro de mi vida fue cuando perdí a mi hermano. Estando en el velorio escuché a mi familia decir que yo era quien debía estar en el lugar de mi hermano, que yo debería estar muerto. Con tristeza y desespero, me preguntaba: “si nadie me quiere, ¿Quién lo va a hacer?”.

Conocí la Universal por medio de una invitación de mi esposa. En ese entonces, llevábamos 2 años separados: yo la golpeé y maltraté, cuando me fue a visitar me habló de este lugar. Inicialmente yo decía que no, pero al empezar a ir, noté un cambio en mi persona.

Perseveré por mi objetivo, quería drogarme, pero me enseñaron que le pidiera bastantes fuerzas a Dios. Siendo sincero, no creía que me fuera a escuchar, sin embargo, le pedí fortaleza y me la dio. Aquel vacío que tenía solo lo podía llenar el Espíritu Santo, tomé la oportunidad y desde que lo recibí en mi vida, tuve tranquilidad y la certeza de que algo grande vendría.

Actualmente em familia hay paz, amor, alegría, y tengo un trabajo estable. El Espíritu Santo me ha llenado bastante, ya no tengo vacío ni deseo de probar drogas.»-Diego Rayas

 

Aprovecha esta invitación

En la Universal nuestra mayor prioridad es llevar el mensaje de la salvación a todo el mundo y los miércoles se dedican a ello en la Noche de la Salvación del Alma.

La vida del ser humano está incompleta sin la presencia del Espíritu Santo, por lo que ese día se dedica un tiempo a la búsqueda del bautismo. Al recibir el Espíritu de Dios, tu vida no será la misma.

Las reuniones de la Noche del Alma se realizan todos los miércoles en la Av. Venezuela N° 681 Breña o te esperamos en una Iglesia Universal más cercana a tu hogar.