Posted by & filed under Acontecimientos.

Este es un día especial en la historia del evangelio

El 31 de octubre, los cristianos protestantes celebran un suceso muy especial en la historia del evangelio: la Reforma Protestante.

                                                                                                                                                                                                                    ¿Qué fue la reforma protestante?

 

 

 

 

 

 

Obtuvo dicho nombre porque separó en “antes” y “después” la forma en que las personas pensaban al respecto de la Biblia.

Quien lideró ese movimiento fue Martín Lutero, un estudioso de la Biblia que vivía en Alemania, en el siglo XVI.

Cierto día, al meditar los fragmentos del Nuevo Testamento, Lutero comprendió algo importante: el justo vive por la fe (Romanos 1:17).

En aquella época, la Iglesia Católica dominaba el pensamiento de las personas al respecto de la Biblia. Entonces, Lutero se dio cuenta de que había enseñanzas católicas que no iban de acuerdo con las Escrituras.

Solo que las personas, en general, no lo sabían. Porque, la Biblia era escrita en una lengua que pocos conocían: el latín.

                                                                                                                                                                                                                                              Las 95 tesis

Con el paso del tiempo, Lutero no logró contenerse más y, por eso, decidió abrir los ojos de las personas sobre el verdadero mensaje de la Biblia.

Entonces, el 31 de octubre de 1517, él clavó en la puerta de la Iglesia del Castillo de Wittenberg, en Alemania, un documento que se hizo conocido como “Las noventa y cinco tesis”.

En estas proposiciones, él les mostró a las personas de la ciudad algunas de sus observaciones sobre la Iglesia Católica y la Biblia.

Obviamente, Lutero empezó a ser perseguido por la institución.

                                                                                                                                          La reforma ganó fuerza

No obstante, el Espíritu Santo levantó a otras personas en esa época, que impulsaron esa reforma.

Por medio de ellas, por ejemplo, la Biblia empezó a ser traducida para diversos idiomas con el objetivo de que todos pudieran consultar la Palabra de Dios. Incluso, el propio Lutero tradujo las Escrituras al alemán.

Como lo aclara el obispo Edir Macedo en el libro El Espíritu Santo: “Tiempo después, [Lutero] abandonó definitivamente la Iglesia Católica para enseñarle al pueblo que la Salvación del alma es por la fe, y no por medio de penitencias personales. A partir de entonces, nació el auténtico cristianismo en el mundo, cuando las personas dejaron a un lado las obligaciones religiosas para vivir solo por la fe en lo que el Señor Jesús realizó por los que creen en Él”.

                                                                                                                                                                                                                                El valor de la historia

Lamentablemente, en los días actuales, el valor de ese movimiento espiritual no ha sido respetado por parte de la sociedad.

Como sucedió el 15 de julio de este año, cuando el famoso monumento “Muro de los Reformadores”, ubicado en Ginebra, Suiza, fue objeto de vandalismo.

La obra representa de derecha a izquierda a Guillaume Farel, Juan Calvino, Teodoro de Beza y a John Knox