Posted by & filed under Vida de dos.

Es posible reavivar cada día el interés, pero eso requiere amor y disposición

Fernando y Estefanía se casaron muy ena­morados. Sin embargo, tiempo después decidieron separarse. Cuando se les pregun­tó por qué, ambos dijeron que la monotonía había sido la causa. El aburrimiento fue más fuerte que la atracción que inicialmente se tenían.

De acuerdo con la Real Academia Espa­ñola (RAE), la monotonía es la falta de variedad de cualquier cosa. Puede afec­tar todas las áreas, en especial la amo­rosa, tal y como lo explica la psicóloga Silvia Russek.

«Durante la etapa del enamoramien­to queremos estar con nuestra pareja la mayor parte del tiempo posible y com­partir todo. Una vez que esta concluye y se establece una rutina, tenemos tres opciones: caer cada vez más en la mo­notonía y el aburrimiento, buscar la ma­nera de mantener el interés o intentar salvar la relación».

Para Russek, la relación puede fortale­cerse al compartir tanto intereses como ac­tividades en común. «Si estamos centrados en nosotros mismos, en nuestros deseos y actividades, no tendremos tiempo de inter­cambiar experiencias y sentimientos con la pareja. Por eso, lo más importante es reco­nocer que tienen un problema, aceptarlo y platicarlo, sin buscar culpables, enfocán­dose en la solución y analizando qué está sucediendo y por qué», concluye.

Dios es el enemigo de la destrucción de las parejas. Él no estableció el matrimonio para que al final viniera el sufrimiento y el divorcio. Si tienes algún problema en tu relación o quieres evitarlo, la Terapia del Amor es para ti.

En Lima, la Sede Nacional de la Comunidad Cristiana del Espíritu Santo esta ubicada en la Avenida Venezuela, 681, Breña. Participe de una de nuestras reuniones en uno de nuestros horarios 7:30a.m, 4:00p.m. Y principalmente 8:00p.m